Calendario

L M M J V S D
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
 
 
 
 

 

JESÚS HABLA A INFANTIL

 

JESÚS HABLA A PRIMARIA

REVISTA MARISTAS SIGLO XXI

VIAJE A BERLÍN. DÍA 5: III REICH, REPRESIÓN Y BÚNKERS

VIAJE A BERLÍN. DÍA 5: III REICH, REPRESIÓN Y BÚNKERS

Hola a todos!
Hemos comenzado la mañana con una visita a la exposición: "Topografía del terror". Allí, nuestros guías nos han explicado cómo un tal Adolf Hitler consiguió llegar al poder, e ir ganándose poco a poco a un pueblo alemán necesitado de un líder, hasta convencerles de que había que acabar con los enemigos de la raza aria, los judíos, los comunistas, los discapacitados, etc.


Los chavales han estado bastante pegados, en parte porque si no, es difícil seguir una guía en inglés, y en parte porque la historia de esta ciudad atrapa. Durante una hora, los guías han dado vida a una exposición llena de paneles que esconden uno de los episodios más negros de nuestra reciente historia.

Poco a poco nos hemos dirigido al Palacio de las Lágrimas, situado en la estación de Friedrichstrasse. Allí hemos podido conocer algunas de las dolorosas situaciones que se vivieron con el cierre de fronteras de las dos Alemanias.


Una de las cosas más curiosas que hemos encontrado ha sido un pequeño documental en el que se presentaban varias noticias como la huelga del 17 de junio de 1953 en la RDA, el flujo de emigración de los habitantes del sector soviético y el levantamiento del muro, con las dos versiones: la de la televisión del oeste y la del este. Una clase magistral de manipulación mediática.

Tiempo para comer, en la zona de la siguiente visita, la de Gessundbrunnen, para disfrutar después de una de las actividades que más han gustado a nuestros alumnos: los refugios antiaéreos de Berlín.


Aunque no podamos enseñar las fotos porque a lo largo del recorrido no se pueden tomar fotografías, queremos transmitiros lo que hemos experimentado en esta antigua zona de recreo de los trabajadores del ferrocarril alemán. Hitler mandó construir varios refugios antiaéreos después de que la primera bomba cayera sobre Berlín en 1941. Nos han explicado cómo estos refugios fueron utilizados especialmente por mujeres, ya que los hombres habían sido enviados al frente.

Hemos podido conocer el kit antiaéreo de obligada compra para todos los alemanes que ideó el gobierno nazi, con las velas del pueblo, la máscara antigás del pueblo, la pala del pueblo, etc.  Una creación con doble propósito, ya que además de hacer creer a la población que así podrían sentirse seguros, también sirvió para financiar la campaña militar de la Segunda Guerra Mundial. Incluso hemos visto algunos de los juegos de mesa que Goebbels y su ministerio de la propaganda crearon para hacer que los niños vieran la guerra como un juego desde pequeñitos. Esto incluye una especie de juego de la oca, que comenzaba con el sonido de la primera alarma antiaérea, y en el que tras caer la bomba en la casa, y venir los bomberos a apagar el fuego, terminaba volviendo a la total normalidad como si nada hubiera pasado, gracias al refugio antiaéreo que los ciudadanos debían construir en sus casas.


Nos han explicado que para Hitler era muy importante la natalidad como forma de mantener la raza aria, por lo que se condecoraba con la medalla de bronce a las madres que tenían cuatro hijos,  con la medalla de plata a las que tenían seis, y medalla de oro a las que tenían ocho. Había un premio especial para el décimo vástago. El mismo Führer sería su padrino, y si era un niño le pondrían de nombre Adolf.
Una de las cosas que más ha sorprendido a nuestros alumnos ha sido la pintura que utilizaban para las salas especiales del búnker, ya que en caso de apagón de luz conseguían mantener iluminada la habitación durante una hora y media, gracias a que reflejaban la luz recibida previamente.


Especialmente duro ha sido comprobar el uso que se daba a las anteriormente citadas velas del pueblo. Cuando había muchas personas en una misma sala del refugio corrían el peligro de quedarse sin oxígeno, por eso colocaban una vela en el suelo para saber que si se apagaba, era señal de que a la altura de las rodillas ya no había oxígeno. La segunda vela se colocaba sobre las rodillas, de modo que si se apagaba, inmediatamente todo el mundo debía colocarse de pie, mientras que si se apagaba la tercera vela, que estaba a la altura de las cabezas de los refugiados, éstos debían abandonar inmediatamente el búnker y salir a cielo abierto, aunque hubiera bombardeos en ese mismo instante.

Nos han contado cómo, dado que el suelo de Berlín es muy pantanoso, muchas bombas cayeron y no explotaron, al no chocar con suelo firme para activar la detonación. Al realizar nuevas construcciones en la ciudad, algunas de esas bombas han aflorado, incluso una de ellas explotó al chocar con la pala de una excavadora. Desde entonces en Berlín hay un cuerpo especial de la policía que extrae, en la actualidad, entre 20 y 60 toneladas de bombas al año.


También hemos podido conocer cómo quedó la superficie de Berlín tras la guerra y cómo muchas de las colinas que actualmente existen alrededor de la ciudad, están en realidad formadas por escombros. Posteriormente, 
las mujeres que quedaron con vida tras la guerra, se vieron forzadas a evacuar esos escombros hacia las afueras.

En la sección de reliquias hemos visto algunos de los objetos que se han recogido de soldados combatientes en la Segunda Guerra Mundial. Especialmente destacado era un casco de la Primera Guerra Mundial que pertenecía a un hombre que, a pesar de haber combatido años atrás, y tener una muy avanzada edad, fue reclutado y obligado a salir de nuevo a la calle. Y es que durante los últimos días de la guerra, tanto a niños como a ancianos se les entregó un arma y se les mandó al combate. En este caso, uno de los niños que no sabía manejar el arma, disparó accidentalmente, atravesando el casco del anciano. La propia familia ha donado el casco al museo para que no se olvide su historia.

Una de las últimas cosas que hemos visto ha sido uno de los archivos en los que figuraban las horas de trabajos forzados que habían realizado algunos de los presos de los campos de concentración para empresas alemanas. En este caso se trataba de la actual Alcatel. Gracias a estos archivos los trabajadores pudieron reclamar una indemnización por todos los años de trabajo forzado.
Por último hemos descubierto el sistema de correo  neumático que se empezó a utilizar desde 1820 estos sistemas que hoy encontramos en varios supermercados de nuestro país, fueron la antesala del correo instantáneo, y llegaron a construirse grandes redes por todo el centro de Berlín.


Y para terminar nuestro día, hemos vuelto a la estación de Friedrichstrasse para cenar, y dar un paseo por uno de los sitios con más ambiente de la ciudad, especialmente un viernes por la noche.
Ya estamos casi al final de nuestro viaje. Mañana comenzaremos en uno de los mercadillos más famosos de la ciudad, para dirigirnos posteriormente a Potsdam. Y aún quedará la sorpresa final… Pero eso ya os lo contamos mañana.
¡Hasta entonces!

Colegio San José, Logroño. Espacio desarrollado por LCIbérica © LCIbérica.